jueves, 23 de agosto de 2012

Tortura japonesa y abusos

Tortura japonesa y abusos

Los japoneses han sido acusados de llevar a cabo una serie de abusos contra los derechos humanos de civiles y prisioneros de guerra a lo largo del Sureste Asiático y la región occidental del océano Pacífico. Estos eventos alcanzaron su punto cumbre durante la Segunda Guerra Sino-japonesa de 1937–1945 y las campañas asiáticas y del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial (1941-1945), fecha en la que se desarrolla el libro que estoy leyendo ahora…
Huellas de las torturas japonesas
Evidencias de torturas japonesas
Para fines de la década de 1930, el ascenso del militarismo en Japón creó al menos similitudes superficiales entre la amplia cultura militar japonesa y aquella del personal militar de élite de la Alemania nazi, tales como los miembros de la SS. Japón también tuvo una policía secreta militar conocida como el Kempeitai, parecido a la Gestapo nazi en el rol desempeñado al anexar y ocupar países.
Como en otras dictaduras, la brutalidad irracional, el odio y el medio se convirtieron en lugares comunes. Los errores percibidos como fracaso o una devoción insuficiente hacia el Emperador traían como consecuencia castigos, frecuentemente, de tipo físico. En el ejército, los oficiales agredían y golpeaban a los hombres bajo su mando, quienes harían lo mismo a los de menor rango y así hasta los escalones inferiores de la jerarquía. En los campos de prisioneros de guerra, esto tenía como resultado que los prisioneros, situados en lo más bajo del escalafón, recibieran las peores palizas de todos.

Rudolph Joseph Rummel, profesor de ciencia política en la Universidad de Hawaii, sostiene que entre 1937 y 1945, el ejército japonés asesinó entre 3 a más de 10 millones de personas, más probablemente a 6 millones de chinos, indonesios, coreanos, filipinos e indochinos, entre otros, incluyendo prisioneros de guerra occidentales…

Torturas, Experimentos en humanos y armas biológicas

Unidades militares japonesas especiales condujeron experimentos en civiles y prisioneros de guerra en China:
  • Las víctimas eran objeto de vivisección (la disección de un animal cuando aún está vivo) sin anestesia, amputaciones y fueron usadas para probar armas biológicas, entre otros experimentos. No se utilizaba anestesia porque se consideraba que afectaría los resultados.
  • A algunas víctimas se les inyectó sangre animal en sus cuerpos.
  • Para determinar el tratamiento en caso de congelación, los prisioneros fueron llevados a la intemperie con un clima helado y expuestos sin vestimenta, periódicamente eran empapados con agua hasta que estuvieran completamente congelados. Luego, se les amputaba el antebrazo; el médico repetiría el proceso con el resto del brazo. Luego de que todo el brazo fuera amputado, los médicos se enfocaban en las piernas hasta que solo quedara la cabeza y el torso. Entonces, la víctima era usada para experimentos que involucraban portar la plaga y otros patógenos.
  • Quizás hasta 200.000, chinos murieron de peste bubónica, cólera, carbunco,  y otras enfermedades…, como resultado del uso de armas biológicas.

Tortura de prisioneros de guerra japoneses

las fuerzas imperiales japonesas utilizaron ampliamente la tortura en prisioneros, usualmente en un esfuerzo por reunir inteligencia militar rápidamente. Los prisioneros torturados eran, a menudo, ejecutados más tarde. Un ex oficial del Ejército japonés que sirvió en China, Uno Shintaro sostuvo:
El principal significado de recolectar inteligencia era extraer información interrogando a prisioneros. La tortura fue una necesidad inevitable. El asesinato y el enterramiento de los cuerpos era la secuela natural. Se hacía así para que no fuera descubierto. Creía y actuaba de esta manera debido a que estaba convencido de lo que estaba haciendo. Llevamos a cabo nuestro deber como fue instruido por nuestros superiores. Lo hicimos por el bien de nuestro país, por nuestra obligación filial hacia nuestros ancestros. En el campo de batalla, nunca consideramos realmente a los chinos como humanos. Cuando se está ganando, los perdedores lucen verdaderamente miserables. Concluimos que el pueblo yamato [i.e., japoneses] era superior.
- A algunas mujeres les aplicaban la tortura del Erizo, que consistía en pincharle los pechos con agujas…

Mujeres de confort en Japón

Los términos “mujeres de confort (en japonés, 慰安婦) o “mujeres de confort militar” (en japonés, 従軍慰安婦) fueron un eufemismo utilizado para referirse a las mujeres en los burdeles militares japoneses en países ocupados, muchas de las cuales fueron reclutadas por la fuerza o por engaño y se encontraron a sí mismas siendo objeto de agresión sexual o esclavitud sexual (protagonista del libro “las orquídeas rojas de Shanghai”)…
Un editorial del New York Times del 6 de marzo de 2007 sostuvo:

Estos no fueron burdeles comerciales. La fuerza, explícita e implícita, fue usada en el reclutamiento de estas mujeres. Lo que le sucedió a ellas fue una violación en serie, no prostitución. La implicación del Ejército japonés está documentada en los propios archivos de defensa del gobierno…
Documentos oficiales que sugieren que las fuerzas imperiales, tales como la Tokeitai (policía secreta naval), coercionaban directamente a mujeres para trabajar en burdeles en la línea de batalla en China, Indochina e Indonesia.  Los más damnificados fueron coreanas y hoy en día quedan pocas sobrevivientes que están pidiendo justicia y disculpa por parte de govierno japonés, quienes niegan existencia de esclavitud sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada